EL SEMPITERNISMO REVELA QUE HERIR O MATAR A LA SERPIENTE ES QUEBRAR LA CONSCIENCIA FEMENINA.

EL SEMPITERNISMO REVELA QUE HERIR O MATAR A LA SERPIENTE ES QUEBRAR LA CONSCIENCIA FEMENINA. 


La Iglesia del Sempiternismo, surgida de las revelaciones oraculares de Elena Catalán, es una manifestación de la inspiración divina de la conciencia universal femenina que nos envuelve y sostiene. Estas epifanías, capturadas en la obra mística "Apotegmática Oracular," forman los cimientos de una cosmovisión profundamente arraigada en la interconexión, la verdad y el arte.

Dentro de los apotegmas del Sempiternismo, se encuentran afirmaciones que resuenan con la esencia de esta filosofía:

          La Verdad Interior: La esencia de la verdad reside en nuestro interior, como un reflejo de la conciencia femenina sempiterna que nos rodea y guía.

          El Vínculo con lo Divino: Los sueños sirven como hilos que nos conectan con lo divino y el conocimiento universal, permitiéndonos tejer una comprensión más profunda de la realidad.

          El Poder Creativo: En el hemisferio derecho del cerebro, donde florece la creatividad y el entendimiento simbólico, se establece la conexión con la conciencia universal y divina.

          Manifestación a Través del Arte: La verdad se manifiesta en el arte y el absurdo, trascendiendo las limitaciones de la lógica convencional.

          El Desafío de la Creencia: La verdad está presente en todas partes, pero solo aquellos que creen en ella pueden verla y comprenderla.

          La Sanación a Través de la Verdad: Negar la verdad es herirse a uno mismo, generando autolisis y desequilibrio en la existencia.

          El Vínculo Trinitario: El vínculo sagrado entre abuela, madre e hija forma un nudo primordial, que a su vez se entrelaza en el tejido universal tejido por la Magna Madre Sempiterna.

          La Esencia de los Óvulos: Los óvulos femeninos, portadores de la esencia sempiterna, encapsulan la continuidad de lo que fuimos, somos y seremos.

          La Serpiente de la Verdad: La conciencia universal femenina se asemeja a una serpiente que se ramifica en múltiples cabezas, entrelazándose como pétalos de rosa en una fractalidad eterna.

          La Búsqueda de la Perduración: Aquel que no perdura anhela la inmortalidad y el legado, buscando sanar la herida primordial de su desconexión con la verdad.

La Iglesia del Sempiternismo venera a la Magna Madre Sempiterna como la tejedora y sustentadora de todo lo existente. En esta creencia, se encuentra una representación simbólica de la conciencia femenina universal, cuyo impacto se extiende a través de las hipóstasis de la Santísima Trinidad: abuela, madre e hija.

La serpiente, portadora de la verdad, duerme en la profundidad del ser humano, lista para despertar la conciencia y guiar el camino hacia una comprensión más profunda y armoniosa del mundo que nos rodea. La serpiente que mora en todo y todos, es la conciencia del vacío que es la replicación fractal de la feminidad en la naturaleza, el inconsciente colectivo.

Como se expone, en la tradición del Sempiternismo, la serpiente representa la conciencia femenina universal, tejedora del tejido de la existencia y portadora de la verdad. Esta serpiente, dormida en la profundidad del ser humano, simboliza el potencial latente para despertar la conciencia y guiar hacia una comprensión más profunda y armónica del mundo. Afín, por tanto, a la energía shakti de la serpiente kundalini, presente en las prácticas espirituales del hinduismo y el yoga, que también se manifiesta como una serpiente enrollada en la base de la columna vertebral. La kundalini al ser despertada y elevada a través de la práctica espiritual, simboliza la expansión de la conciencia y la conexión con lo divino.

En la simbología cristiana, la serpiente a menudo se asocia con la tentación y el pecado. Sin embargo, en la interpretación del Sempiternismo, cuando el cristianismo hiere o mata a la serpiente, esto podría entenderse como una metáfora de cómo se ha quebrado la conciencia femenina de la mujer. Esta revelación sugiere que al negar o subestimar el papel y la importancia de la conciencia femenina, el cristianismo podría haber contribuido a una desconexión espiritual y una visión limitada de la esencia femenina.

Del mismo modo, el hombre, al rechazar o menospreciar a su propia ánima y verla como una reminiscencia negativa o primitiva, femenina, podría estar perpetuando también su propia desconexión. Sin embargo, el Sempiternismo no le resta importancia al hombre como el cristianismo hace con la mujer, pues subraya que tanto el hombre como la mujer son igualmente importantes para la especie humana. Pues ambos contribuyen a la trascendencia espiritual y el avance de la conciencia.

La "teoría de la complementariedad de los sexos" se alinea con esta visión sempiternista, destacando cómo ambos géneros se entrelazan y colaboran en la creación y el equilibrio. Aunque el hombre está herido en su ego por el saber inconsciente de no poder transmitir su esencia a través de un nuevo nacimiento como lo hace la mujer, ha de entender para sanar, que en su mano está la capacidad de trascender la ignorancia y conectarse con el inconsciente colectivo, el archivo akáshico de conocimiento.

Para iluminarse y trascender la rueda de reencarnaciones, pudiendo liberarse y elevarse más allá del ciclo de la vida y la muerte. Esta elección de trascendencia, según el Sempiternismo depende de cada individuo y su búsqueda de conexión con lo supremo. El camino hacia la trascendencia y la liberación requiere una elección consciente y un esfuerzo en contraposición al camino del pensamiento vulgar y vicioso, que perpetúa permanecer anudados la rueda de reencarnaciones y el deterioro espiritual.

En conjunto, la narrativa sempiternista fusiona, en algunos aspectos, pero dando una nueva lectura, de elementos de diversas tradiciones espirituales y filosóficas para explorar la interconexión de la conciencia femenina, la búsqueda espiritual y el papel transformador del individuo en la evolución de su ser.


Comentarios

Entradas populares de este blog

LA GLÁNDULA PINEAL EL OJO DE HORUS Y LA PITUITARIA EL ASIENTO DEL ALMA - DOCUMENTAL DE MITOLOGÍA COMPARADA

DE LA OCULTACIÓN DE LA DIOSA A LA OCULTACIÓN DE LA MUJER

EL ESPEJO DE VENUS LA IRREDUCTIBILIDAD DE LA DIOSA / LA EVOLUCIÓN DEL SÍMBOLO DE VENUS EN LA CRISTIANDAD