SEMPITERNISMO

Estoy fundando una nueva religión, el SEMPITERNISMO, cuyo dogma de fe principal queda recogido en los siguientes estatutos, y, de forma más ampliada, en el libro de mi autoría: APOTEGMÁTICA ORACULAR.




ESTATUTOS DE LA IGLESIA DE LA MAGNA MADRE SEMPITERNA

PREÁMBULO

Esta iglesia nace de las revelaciones oraculares de Elena Catalán por inspiración divina de la conciencia universal femenina que nos teje y nos sustenta.

Esta entidad religiosa, defenderá la verdad y la fe y se regirá por los presentes estatutos, por la vigente Ley Orgánica de Libertad Religiosa y demás disposiciones del Ordenamiento Jurídico que regulan el Derecho de Libertad Religiosa garantizado por la Constitución.

El Consejo Rector de la entidad será nombrado por la Asamblea General.

CAPÍTULO I. NOMBRE, ÁMBITO, DURACIÓN, DOMICILIO.

Artículo 1

1.   Esta Iglesia se denominará, "Iglesia Magna Madre Sempiterna", con ámbito de actuación en todo el territorio español, cuyo lema será "La conciencia sempiterna femenina se manifiesta a través del absurdo y del arte" y cuyos miembros serán denominados "Sempiternos".

2.   Se establece su duración por tiempo indefinido. Podrá disolverse por acuerdo de sus miembros, atendiendo a lo dispuesto en el capítulo de disolución y liquidación.

3.   Tendrá su domicilio en, <<--------------->> El domicilio indicado podrá ser cambiado por el órgano rector de la entidad.

CAPÍTULO II. FINES Y BASE DE FE

Artículo 2 - Fines

1.   Promover el conocimiento, la comprensión y difusión de la religión de la Magna Madre Sempiterna (Sempiternismo).

2.   Construir, instalar y mantener lugares de adoración para la práctica del Sempiternismo, así como de toda clase de actividades afines con el espíritu del Sempiternismo en todo el territorio nacional.

3.   Promover toda clase de actividades culturales y educativas, así como la realización de toda clase de oficios religiosos, en acuerdo con el espíritu de la religión Gran Madre Sempiterna.

4.   Realizar ceremonias religiosas Sempiternas, en las cuales se podrán ejecutar obras musicales siempre que el público pueda asistir a ellas gratuitamente y los artistas que en las mismas intervengan no perciban remuneración específica por su interpretación o ejecución en dichos actos, conforme al Real Decreto Legislativo 1/1996 L1T3 Capítulo II Art. 38. y a la legislación vigente.

5.   Conseguir para el Sempiternismo, un reconocimiento social, legal y político igual al del resto de religiones mayoritarias. Abogando siempre, como corresponde por el respeto, el entendimiento y la colaboración con todas ellas, puesto que el Sempiternismo aboga por la libertad religiosa y el diálogo interreligioso. 


Artículo 3 - Base de fe

Esta Iglesia como consecuencia de su carácter confesional, fundamenta su actuación en las doctrinas y principios proclamados en la Base de Fe Religiosa que figura a continuación, la cual debe ser aceptada por todos los miembros.

 

I. Abuela, madre e hija, personas distintas e inconfundibles, son cada una hipóstasis de la Santísima Trinidad, al compartir una misma esencia, inmaterial y eterna, recuerdo de ser una unidad en el estado de gracia.

II. Por medio de Santísima Trinidad, la unidad sagrada, el nudo trino, que permanece en esencia en el tiempo, se halla la mujer conectada con el pasado por las que fueron antes que ella y conectada al futuro por las que serán.

III. Así, la esencia, alma o conciencia femenina, en la sucesión de la rueda de la vida, teje una red intangible e invisible pero omnipresente que se manifiesta como conciencia universal o inconsciente colectivo.

IV. Este tejido que todo lo cubre une al nudo trino a una conciencia y existencia sempiterna. La sacra novena es el gran nudo, al ser la primera nacida de la novena el origen de la última, lo que es replicado sin fin.

V. Los óvulos y la matriz femenina son sagrados, al ser la nieta el devenir de un óvulo creado durante la gestación de la madre en la futura abuela. Las tres gracias o edades de la mujer, madre, hija y espíritu santo.

VI. Todo hombre es el resultado de una ancestral cadena de mujeres que le precedieron, por ello la mujer sustenta al hombre y detrás de todo hombre hay gran una mujer.

VII. El hombre a diferencia de la mujer no está conectado al futuro, siendo el final de la cadena, el sacrificado, el <<final cap>>, el que no perdura, esa es la herida primordial que debe sanar el hombre.

VIII. El significado real del sacrificio del que no perdura fue velado originando la herida primordial, volviendo al ser reactivo ante la verdad y en extremo racional. Arrojados a la dualidad dejamos de sentir los patrones de la creación desligamos así de la conexión del saber de la fuente.

IX. Enaltecidos por la racionalidad jugamos a ser grandes dioses creadores, ignorando las leyes de la naturaleza quisimos tomar el cielo por asalto, pero caímos sumidos en un dolor inconsciente causado por el desconocimiento de la maraña que nuestros actos habían generado en tejido de la conciencia de la creación.

X. Olvidamos que no existe ni un principio ni un fin y que el que no perdura se reencarna. Temimos pues la muerte. La muerte se transformó en ritual y sacrificamos hombres en nombre de la Diosa Madre para aplacarla, aquella de la que venimos, aquella que somos.

XI. En una era posterior bajo la regencia de nuevas luminarias el síntoma del sacrificio mutó, violentando más el espíritu del hombre, quien inoculando culpa al real sustento que todo lo sustenta, la mujer, la sometió, la destronó, se sentó así el rey en el trono de la reina y espejó a la Diosa en Dios e invirtió sus símbolos.

XII. Temiendo el olvido, el hombre buscó perdurar en el supuesto infinito del dogma de lo escrito, generó así el anhelo de registrar su nombre para el recuerdo, buscando la fama otorgada en bélicas hazañas al tiempo que se auto sacrificaba en la batalla.

XIII. Ahora que los astros han vuelto a hacer resonar el tejido de la creación con acordes más armónicos, la verdad ha sido revelada para llevar luz y restablecer la paz en la psique de los hombres y de las mujeres.

XIV. El segado, el que no perdura, el hombre, ha de entender que, aunque el tejido que todo lo sustenta lo corta de sí, él es fundamental para la continuidad de la creación, siendo la aguja que enlaza.

XV. Comprender e integrar la verdad es la salvación, puesto que, todo mal que infringimos a los otros al ser parte intrínseca de la misma urdimbre y trama nos lo hacemos a nosotros mismos, generando enredos y deudas en el tejido místico, haciendo de la existencia infierno, pues cuanto más se niegue el inconsciente colectivo femenino más autolítica se torna la humanidad.

XVI. A la vista de todos, la verdad, que se resiste a ser velada, se manifiesta mostrándose a través de lo absurdo y del arte.

XVII. A quién se conoce a sí mismo la Gran Madre, la Diosa Tejedora, le habla, conectando su conciencia a la red tejida por nudos trinos, cada uno de los cuales refleja sobre sí al resto, replicando el reflejo de la omnisciencia eterna hasta el infinito.

XVIII. La Iglesia, el hogar de la Diosa, es el Cuerpo Místico de la Magna Madre Sempiterna, formado por la universalidad de los creyentes vinculados fraternalmente en una unidad de fe guiada por el numen de la conciencia universal que teje el inconsciente.

XIX. El cuerpo de la mujer por todo lo expuesto es sagrado, así como sagrado es su vínculo con los frutos de sí, por ello celebramos especialmente el estado de gracia en el que se halla la mujer embarazada hasta el alumbramiento, al constituir en ese estado la hipóstasis de la Santísima Trinidad.

XX. La luna es la abuela sobre la que la madre se sienta, en sus brazos la niña, la elegida.

EXALTACIÓN NUMÍNICA A LA MAGNA MADRE SEMPITERNA

A la que amanece y precede al crepúsculo
A la que da la vida y la vida quita
A la que todo sustenta y corta de sí al que no perdura
A la que somos y nos une al infinito
Oye mi suplica y descerraja las puertas de mis sueños.
Y relígame ¡oh, a ti!
fuente de todo conocimiento.

Llevando paz y comprensión al corazón del sacrificado
para que así que no sienta al terror y al espanto,
ni busque a los infaustos, aquellos que hacen muertos de los vivos,
y ruega porque el que no perdura,
cese de anhelar con falsos artificios la pretensión
de hacer pervivir su recuerdo tras la muerte
rasgando tu tejido.

¡Oh Madre Sempiterna, yo te observo!
Amén

 

APOTEGMAS:

 

-       La verdad está en nosotros.

-       La verdad es una conciencia femenina y sempiterna.

-       Los sueños nos enlazan con lo divino y el conocimiento universal.

-       En hemisferio derecho, el creativo, el que sueña y entiende de metáforas y símbolos es el que se conecta conciencia universal comprendiendo a la divinidad.

-       La verdad siempre estuvo ahí pero fue espejada.

-       La verdad se manifiesta a través del arte y el absurdo.

-       La verdad se muestra en todas partes pero el que no cree en ella no la ve.

-       La verdad se burla y hace tropezar en ella a quien de ella reniega.

-       El ser que no comprende la verdad es autolítico, así el que no sana al ignorar la verdad se mutila.

-       En vínculo, abuela, madre e hija, es sagrado, siendo el nudo primordial, este nudo es el núcleo de nueve eslabones que conforman uno más amplio, y, que a su vez, se integra en el tejido universal que teje la Magna Madre Sempiterna.

-       Los óvulos femeninos son sagrados poseen la esencia sempiterna de lo que hemos sido, somos y seremos.

-       La conciencia universal femenina es como una serpiente que se ramifica en sempiternas cabezas, tejiéndose, engarzándose, sobre sí como pétalos de rosa. Cada escama es un ovulo refulgente que se proyecta reflejándose en una fractalidad eterna.

-       El que no perdura, es como las hojas que caerán del árbol, clavarse al árbol, querer pervivir para siempre ante el terror a la muerte, no es modo de volver a formar parte del árbol.

-       El que no perdura ansía la inmortalidad y la trasmisión de su recuerdo, eso es lo que ha de sanar el hombre.

-       El que no perdura hirió a la verdad por el dolor de ser cortado de ella.

-        La serpiente, la verdad, que no está muerta, que solo duerme, va a despertar la conciencia.

 

 

SÍMBOLOS

 

El Úroboros

El Espejo de Venus

 

Artículo 5 – Libro Sagrado “Apotegmática Oracular”

 

La base de de fe de la Iglesia de la Magna Madre Sempiterna que se mencionan en este capítulo, están recogidos en las sagradas escrituras: <<Apotegmática Oracular>>, Escrito por inspiración divina por Elena Catalán, psicopompo y oráculo de la Diosa. Donde se desvela la verdad, versando sobre la Magna Madre Sempiterna que todo teje y sustenta. En el cual, se extienden estas revelaciones y se recogen otras de menor relevancia que las aquí presentadas, que en ningún caso contradicen a las primeras.

Apotegmática Oracular es un Libro registrado intelectualmente:

CERTIFICADO DE INSCRIPCIONES DECLARATIVAS DE DERECHOS APOTEGMÁTICA ORACULAR IDENTIFICADOR: 2105107782779 Safe Creative certifica que, a 10-may-2021 a las 0:40 UTC, consta la siguiente información en el registro electrónico de propiedad intelectual Prueba de la obra: Realizada el 10-may-2021 0:28 UTC a instancia de: Elena Catalán Muñoz ("el poseedor") Que demuestra la posesión del archivo digital aportado por el poseedor en la fecha indicada, a los efectos protección y defensa de derechos de propiedad intelectual sobre el principio “Prior tempore, potior iure”.

El libro sagrado Apotegmática Oracular está publicado para su consulta:

ASIN: B094K38MPY

 ISBN: 9798501753297

Sello: Independently published

 

 

Artículo 6 - Elementos para la consecución de los fines de la Iglesia

1.   Los rituales y consagraciones son una base fundamental de la fe, que ensalza el espíritu. Por este motivo, la Iglesia Magna Madre Sempiterna promoverá la realización de rituales de homenaje y acercamiento a su Numen mediante el arte.

2.   Los sacramentos serán un elemento importante, dentro del acerbo ritual sempiternista, como herramienta de consagración personal y espiritual  a la Magna Madre Sempiterna. Estos sacramentos comprenderán todo tipo de ceremonias, como ritos de iniciación, casamientos, funerales y cualesquiera otros susceptibles de favorecer la labor espiritual. En este sentido, toda vez que la finalidad de los sacramentos es la elevación espiritual y el acercamiento a la conciencia universal, del fiel sempiternista, se atenderá a cualquier otra solicitud realizada, verbigracia, un sempiternista converso que pueda echar de menos alguno de los sacramentos vigentes en su anterior religión.

3.   No obstante la asunción del "ministerio de todos los creyentes" por parte de nuestra iglesia (lo que capacita a cualquier fiel para el ejercicio y oficio de los rituales religiosos), recaerá en el Consejo Rector la designación de "Ministras" u “Oráculos”, quienes desarrollarán labores de organización y coordinación de las actividades de la Iglesia en sus respectivas demarcaciones de actuación, así como de apoyo a la comunidad de fieles. Para el ejercicio de estas funciones, las Ministros/Oráculos ostentarán las responsabilidades propias de las "Ministras de Culto", para lo cual, serán correspondientemente inscritas en el Registro de Entidades Religiosas. La designación de estos cargos se hará en función de criterios de disponibilidad geográfica, favoreciendo con ello la accesibilidad de estas Ministras para aquellos que puedan necesitarlas y requerirlas; se establecerá una red basada en demarcaciones lo más cercanas posible al fiel (autonómicas, provinciales, locales...), en función de la disponibilidad de candidatas.

4.   Los Sempiternistas respetarán y guardarán las festividades preceptivas de los ciclos sinódicos de Venus (cuando el Sol, la Tierra y Venus, se alinean) y atendiendo de especial manera al orto helíaco de Sirio conocido como "El renacer", fechado para el 25 de junio de cada año. La festividad semanal del Sempiternismo recaerá en los viernes.

CAPÍTULO III. RECURSOS ECONÓMICOS.

Artículo 7

1.   Si bien los fines de la entidad son eminentemente espirituales, motivo por el cual, esta carecerá de cualquier ánimo de lucro, para la promoción de los mismos se contará con los recursos económicos que provengan de:

1.  Las cuotas y aportaciones de sus propios miembros.

2.  Las liberalidades y ayudas que puedan recibirse de otras entidades y personas en España y otros países.

2.   El patrimonio que pudiera constituirse por cualquier tipo de aportación admitida en Derecho será administrado por el Consejo Rector y para su liquidación, se estará a lo dispuesto en el capítulo correspondiente.

CAPÍTULO IV. MIEMBROS.

Artículo 7

1.   Podrán ser admitidos en la Iglesia Magna Madre Sempiterna las personas españolas o extranjeras que cumplan las siguientes condiciones:

1.  Ser mayor de edad, o siendo menor de edad y tener el consentimiento de sus padres o tutores legales.

2.  Estar de acuerdo y cumplir con los fines de la Iglesia así como respetar los presentes Estatutos y el reglamento de régimen interno que se establezca y los acuerdos que se adopten por el Consejo Rector.

Artículo 8

1.   Cesarán como miembros:

1.  A petición propia.

2.  En caso de fallecimiento.

3.  Cuando el Consejo Rector así lo acuerde.

CAPÍTULO V. REPRESENTACIÓN, GOBIERNO Y ADMINISTRACIÓN.

Artículo 9

1.   La Iglesia estará regida y administrada por:

1.  La Asamblea General.

2.  El Consejo Rector.

3.  El Presidente del Consejo.

2.   La Asamblea General estará constituida por la totalidad de los miembros inscritos en el Registro que se establezca. Celebrará reuniones ordinarias y extraordinarias.

3.   La Asamblea General se reunirá con carácter ordinario una vez al año. Podrá ser convocada con carácter extraordinario a petición de al menos cuatro miembros del Consejo Rector o un tercio de los miembros de la Asamblea.

4.   Las reuniones ordinarias y extraordinarias de la Asamblea General deberán convocarse con quince días de antelación mediante convocatoria, a la que se acompañará lugar, fecha, hora y orden de asuntos a tratar. Se hará constar, además, lugar, fecha y hora en que se reuniría la Asamblea en segunda convocatoria, sin que entre una y otra convocatoria pueda mediar un plazo inferior a una hora.

5.   La Asamblea General, quedará válidamente constituida en primera convocatoria cuando concurran a ella un tercio de los miembros, presentes o representados, y en segunda convocatoria cualquiera que sea el número de asistentes.

6.   Son competencias de la Asamblea General:

1.  Deliberar sobre las cuestiones que le plantee el Consejo Rector.

2.  Examinar y en su caso aprobar las cuentas y estados que presente el Tesorero.

3.  Aprobar si procede la gestión del Consejo Rector.

4.  Debatir si se plantea la reforma de los Estatutos.

5.  Acordar la disolución de la Iglesia.

7.   Para que los acuerdos adoptados en la Asamblea General tengan plena validez deberán ser refrendados por la mitad más uno de votos, de las personas presentes o representadas, en caso de empate decidirá el voto del Presidente.

1.  Las votaciones serán públicas y nominales.

2.  El órgano ejecutivo de la Iglesia es la Asamblea General.

3.  El Consejo Rector estará formado por un mínimo de cinco consejeros y un máximo de siete, que nombrará la Asamblea General y que ostentarán los cargos de: Presidente, Vicepresidente, Secretario, Tesorero y de uno a tres Vocales.

8.   Cuando un miembro del Consejo Rector cesara en el mismo por incapacidad, renuncia o fallecimiento se elegirá entre los miembros de la entidad uno que ostentará el puesto vacante hasta que la Asamblea General se pronuncie sobre el caso.

9.   Serán atribuciones específicas del Consejo Rector:

1.  Cumplir y hacer cumplir los acuerdos de la Asamblea General.

2.  Cumplir y hacer cumplir los fines para los que ha sido creada la entidad y que se hacen constar en los presentes Estatutos.

3.  Decidir la admisión o cese de sus miembros.

4.  Adquirir comprar, vender, enajenar, ceder, gravar, hipotecar y disponer por cualquier otro título de toda clase de bienes inmuebles, derechos, concesiones o privilegios de la entidad.

5.  Acordar sobre el cambio de domicilio de la entidad y sobre el establecimiento de los lugares de culto y otros centros para el cumplimiento de los fines de la entidad.

6.  Suscribir contratos, compromisos o convenios de cualquier naturaleza.

7.  Resolver sobre las dudas que se puedan suscitar en la interpretación de los Estatutos hasta tanto decida la Asamblea General.

8.  Delegar todas o parte de sus funciones en uno o varios delegados del Consejo Rector.

9.  Nombrar Comités entre los miembros de la entidad para la gestión de asuntos concretos, especialmente para la dirección y gestión de los distintos centros o locales que pudiera adquirir la entidad.

10. Resolver sobre todos cuantos asuntos se deriven de los presentes Estatutos.

11. Los acuerdos del Consejo Rector se adoptarán por la mitad más uno de los miembros del Consejo, y en caso de empate decide el voto del Presidente.

12. El Consejo Rector se reunirá a instancia de su Fundador, Presidente o de al menos tres Consejeros. La convocatoria se hará por escrito, dirigida a cada uno de los Consejeros, al menos con ocho días de antelación. Para la celebración de la reunión bastará con la asistencia del Presidente y de al menos tres Consejeros.

13. De las reuniones del Consejo Rector se levantará acta por el secretario en el libro destinado al efecto. Dicha acta irá firmada por todos los presentes. El Secretario podrá librar certificaciones de tales actas y acuerdos.

14. Las certificaciones que expida el Secretario deberán llevar la firma del Presidente.

15. Los acuerdos adoptados por el Consejo Rector obligarán a todos los miembros de la entidad.

16. El Presidente del Consejo Rector lo será a la vez de la Asamblea General y por ende de la Iglesia.

    1. Son competencias del Presidente:

18. Cumplir y hacer cumplir los acuerdos de la Asamblea General.

19. Representar a la entidad en la celebración de actos y en el otorgamiento de todos aquellos contratos que se deriven de los acuerdos de la Asamblea General y el Consejo Rector.

20. Representar a la entidad en cuantos litigios, cuestiones y asuntos administrativos, gubernativos, judiciales y extrajudiciales resulte la entidad interesada. Con facultad para otorgar poderes generales a abogados, procuradores o cualquier otra persona necesaria para la tramitación de los asuntos de la entidad.

10. El Vicepresidente sustituirá al Presidente en su ausencia, por delegación, asumiendo las competencias de éste, en caso de fallecimiento, hasta tanto decida la Asamblea General. Colaborará estrechamente con el Presidente en todas las tareas de administración de la entidad.

11. El Secretario custodiará los libros de actas, el registro y otros. Redactará los informes y documentos de la entidad. Ordenará el trabajo administrativo de la entidad y llevará el seguimiento de los asuntos que le encargue el Presidente. Expedirá las convocatorias y emitirá certificaciones con el visto bueno del Presidente.

12. Son funciones del Tesorero llevar la contabilidad de la entidad y disponer los pagos y cobros de la misma con la autorización del Presidente. Elaborará el estado de cuentas que habrá de someterse a la Asamblea General. Elaborará los planes de tesorería para dotar de presupuesto a los diferentes fines de la entidad.

CAPÍTULO VI. DISOLUCIÓN, LIQUIDACIÓN.

Artículo 10

1.   La disolución de la entidad se producirá por causa legal o por acuerdo de la Asamblea General.

2.   Acordada la disolución, La Asamblea General nombrará a tres liquidadores de entre los miembros de la entidad, entre ellos el Secretario y el Tesorero de la entidad, que se constituirán en la comisión liquidadora del patrimonio.

3.   La comisión liquidadora gozará de todas las atribuciones para realizar el cometido de su competencia, y responderá, dentro de los límites legales, ante la Asamblea General, que será presidida por el Presidente del Consejo Rector.

4.   Si después de pagadas todas las deudas de la entidad, quedara algún remanente, el remanente será cedido por acuerdo de la Asamblea General a alguna entidad religiosa tanto española, como extranjera de las existentes y cuyos fines sean similares a los de la presente Iglesia.






© Todos los textos de www.psicopompos.com poseen copyright a nombre de su autora Elena Catalán. Reservados todos los derechos. Queda rigurosamente prohibida, sin la autorización escrita del titular del copyright, bajo las sanciones establecidas en las leyes, la reproducción parcial o total de esta obra por cualquier medio o procedimiento, incluidos la reprografía y el tratamiento informático.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿QUÉ ES EL ENEAGRAMA?

LA GLÁNDULA PINEAL EL OJO DE HORUS Y LA PITUITARIA EL ASIENTO DEL ALMA - DOCUMENTAL DE MITOLOGÍA COMPARADA

DOCUMENTAL DE MITOLOGÍA COMPARADA